sábado, marzo 19, 2011

La Fuerza Aérea destinará seis aviones a la lucha antidrogas

El general Tito Gandarillas, comandante de la FAB, informó que, por el momento, hay 12 pilotos en China, quienes se están formando para operar estas aeronaves. “Son aviones de última generación y estimamos que arribarán al país a finales de abril o principios de mayo”, anunció.

Además, reveló que las naves tendrán su base en la ciudad de Cochabamba, donde se está construyendo nueva infraestructura. “Nos está llegando también un simulador de vuelo de última generación; vienen seis aviones y equipos que serán sostenibles por al menos 15 años. Estas aeronaves van a ser utilizadas principalmente en la lucha contra el narcotráfico”, dijo.

Los K-8 cuentan con distintos tipos de armamento, como cohetes 57 mm; dos lanzacohetes de 12 cada uno, con una distancia máxima de 8 mil pies; un antitanque y bombas de 30 kilos.

“Estos aviones, desde Cochabamba, se van a desplazar a donde se los requiera, pues son de mucha velocidad y llegamos a cualquier parte de Bolivia estando en Cochabamba”, indicó Gandarillas, tras explicar que debido a estas características podrán apoyar también la lucha contra el contrabando.

Por otra parte, mencionó que se vio la necesidad de que la FAB se potencie con más helicópteros, sobre todo para apoyar en casos de desastres naturales. “Está en estudio la adquisición de helicópteros, para apoyar en caso de desastres. Con lo poco que tenemos hemos hecho mucho. Entonces, es necesario que la Fuerza Aérea se potencie con más de estos equipos, para Defensa Civil principalmente”, añadió.

Vigilancia en las fronteras

De acuerdo con el general Tito Gandarillas, debido a que en los últimos años se ha detectado que existe un mayor tráfico de drogas en las fronteras del país, estas naves también serán utilizadas para la vigilancia de estas áreas.

Aviones con fines multipropósito

El Karakoram K-8 es un avión multipropósito que no sólo sirve para entrenar, sino también para combatir. Es un avanzado aparato de propulsión que fue concebido y producido por el Complejo Aeronáutico de Pakistán (APA), la empresa Kamra y China Nanchang Aircraft Manufacturing Company (NAMC). Actualmente se fabrica en NAMC.

El proyecto K-8 se ha visto obstaculizado por el Gobierno de EEUU, el cual actualmente se niega a vender más motores TFE-731-2A turbofans que son los empleados por esta aeronave. Por lo tanto, es posible que terminen equipando los K-8 con motores fabricados en China (WS-11) o ucranianos de la empresa Progress.

El K-8 es un avión de propulsión a chorro para entrenamiento con una cabina para dos tripulantes en tandem y tiene capacidad para realizar combates aire-aire y ataques a tierra.

Este biplaza tiene una longitud de 11,6 metros, una envergadura de 9,63 metros y una altura de 4 metros. Puede alcanzar una velocidad máxima de 800 kilómetros por hora con un alcance máximo de 2.250 kilómetros. Con carga máxima de combustible puede volar hasta por 4,4 horas seguidas.

El Gobierno de Bolivia aprobó en octubre del 2009 el decreto 0310 que autoriza el desembolso de 57,8 millones de dólares para la compra directa —sin licitación— de seis cazas K-8. Ese mismo año Venezuela compró 18 unidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario