martes, julio 22, 2014

Aerolíneas estadounidenses cancelan vuelos a Tel Aviv



En el caso de Delta, la compañía notificó la cancelación de los vuelos al aeropuerto de Tel Aviv "hasta nueva orden" y explicó que se vio obligada a desviar una aeronave a París tras lo ocurrido, mientras que US Airways emitió una alerta de viaje hasta el 31 de julio, que podría ser prorrogada.

Delta, que normalmente vuela entre el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy (JFK) de Nueva York y el aeropuerto internacional Ben Gurion en Tel Aviv, detalló que el vuelo Delta 468, un Boeing 747 con 273 pasajeros y 17 tripulantes, fue desviado a la capital francesa tras las informaciones que apuntaban a que un cohete impactó en las cercanías del aeropuerto israelí.

US Airways canceló el vuelo 796, que partió de Los Ángeles pero fue abortado en su escala en Filadelfia antes de salir hacia Tel Aviv.

Según la página de rastreo de vuelos estadounidenses Flightaware.com, United Airlines canceló los vuelos 84 y 90 que iban a partir del aeropuerto de Newark (Nueva Jersey) con el mismo destino.

Delta informó de que la compañía está trabajando con la Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA, en inglés) y con otras agencias del Gobierno de Estados Unidos para vigilar la situación.

Precisamente este lunes, el Departamento de Estado emitió una nueva alerta de viaje a Israel, Gaza y Cisjordania por los enfrentamientos que desde el pasado 8 de julio se viven en la zona entre el Ejército israelí y el movimiento islamista palestino Hamás.

El aviso advertía de los cohetes de largo alcance lanzados desde Gaza a varios puntos del territorio israelí, incluido Tel Aviv, aunque las autoridades estadounidenses reconocían la efectividad del escudo antimisiles "Cúpula de Hierro", que está interceptando la mayoría de los ataques.

Asimismo, el Gobierno de EE.UU. dijo en la alerta que no estaba evacuando a ciudadanos estadounidenses de Israel ya que en ese momento aún operaban vuelos comerciales, algo que podría variar según las circunstancias actuales.

DGAC estrena moderno simulador de tránsito y control aéreo nacional

A un costo de dos millones de dólares, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), entregó ayer un moderno simulador virtual de control y tránsito aéreo.

El moderno instrumento tecnológico, catalogado de última generación, permitirá “satisfacer la demanda de capacitación de los controladores de tránsito aéreo, a nivel nacional y regional”, reportó la DGAC.

El simulador fue entregado durante el acto de inauguración de la “Decimoséptima Reunión del Grupo Regional del Caribe y Sudamérica de Planificación de la Ejecución Aeronáutica” que abordará, entre otros temas, el nuevo plan de navegación mundial, señaló la entidad.

Con ayuda del moderno dispositivo de control aéreo los operadores bolivianos podrán acceder a la configuración de las pistas de aterrizaje, calles de rodaje, plataformas, terminales de pasajeros y hangares de los aeropuertos de forma virtual.

La reproducción de imágenes de aeronaves en vuelo y tierra, simulación de fenómenos climáticos adversos, así como la recreación de eventos críticos de contingencias y emergencias, tanto en tierra como en aire, podrán ser visualizadas en sistema 3D, aseguró la dirección de aeronáutica.

El simulador cuenta con dos posiciones de control, sistema de comunicación de voz integrado, consolas, una posición de supervisor.

BoA sumará tres aviones a su flota para vuelos internacionales

Con tres aviones de última generación Boliviana de Aviación (BoA) fortalecerá los viajes a Miami desde agosto.

A partir del próximo mes la línea aérea BoA fortalecerá los viajes que realiza a Miami con la adquisición de tres aeronaves de última generación, anunció el gerente general de la empresa, Ronald Casso.

“A fines de agosto recibiremos un avión de 240 pasajeros del tipo 767 que nos permitirá operar con vuelos directos a Miami”, afirmó.

El ejecutivo señaló además que la aeronave, que está siendo sometida a mantenimiento en la ciudad de Río de Janeiro para que pueda prestar el servicio también permitirá realizar vuelos a Washington, Nueva York y Madrid.

Casso dijo que BoA tendrá tres aviones 767 de los cuales dos entrarán en operación a fines del mes de agosto y uno será declarado de reserva.

De hecho “el avión de reserva ya está en Cochabamba y los otros dos están en mantenimiento en Río de Janeiro y en ciudad de México”, recalcó el ejecutivo.

BoA tiene actualmente 11 aviones para prestar servicios nacionales e internacionales. De este número solo uno viaja a Madrid.

Diariamente la compañía realiza entre 70 a 75 vuelos y transporta entre 6.000 a 6.800 pasajeros por día, informó el gerente de la empresa.

Malasia tiene las cajas negras del avión MH17

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, confirmó hoy que han recibido las cajas negras del avión de Malaysia Airlines siniestrado en Ucrania con 298 personas a bordo y parecen estar en buenas condiciones.

El gobernante detalló en un comunicado que recogieron las cajas negras en la ciudad de Donetsk y que las entregarán al equipo internacional que investigue el incidente en cuanto esté formado.

"Anoche llegamos a un acuerdo con Alexander Borodai (el primer ministro de la autoproclamada república popular de Donetsk) (...) la devolución de las víctimas mortales, la entrega de las cajas negras y pleno acceso al lugar del accidente para que pueda empezar la investigación", dijo Najib, según el texto oficial reproducido por el diario local "New Straits Times".

"Las dos primeras condiciones están cumplidas (...) Malasia espera que la cooperación prosiga, y que los investigadores puedan moverse con libertad (en el lugar del siniestro)", añadió el gobernante.

El tren refrigerado con 282 cadáveres y 87 fragmentos de los 298 ocupantes del avión malasio salió esta madrugada de Donetsk y llegó horas más tarde a la ciudad de Járkov, en el este de Ucrania, informaron medios ucranianos.

Tras cambiar de locomotora, el tren prosiguió hasta el recinto de la fábrica Mályshev donde, según la agencia Interfax-Ukrainy, está previsto trasladar los cadáveres a contenedores llevados allí especialmente desde Holanda.

Las potencias occidentales y el Gobierno ucraniano culpan del supuesto derribo del avión de Malaysia Airlines a un misil de los rebeldes separatistas apoyados por Rusia, mientras los prorrusos acusan a las autoridades de Kiev.

sábado, julio 19, 2014

Centenar de expertos de VIH entre víctimas del avión

¿Quiénes volaban en el Boeing 777 hacia Kuala Lumpur? En total se han perdido 298 vidas, entre ellas las de tres bebés, y al parecer, varios de los pasajeros del avión, aún se desconoce el número exacto (según los periódicos australianos, 108), eran científicos e investigadores que se dirigían a la ciudad de Melbourne (Australia) para asistir a la XX Conferencia mundial sobre el SIDA que se celebrará entre el 20 y el 25 de julio.

Uno de ellos, Joep Lange. Fue presidente de la Sociedad Internacional Sobre Sida (IAS) entre 2002 y 2004 y ahora era el director del Departamento de Salud del Academic Medical Center de la Universidad de Ámsterdam. Era uno de los expertos más reconocidos en el campo del sida.

El investigador holandés, de 60 años, estaba muy involucrado en su trabajo. Nació Nieuwenhagen y estudió en la Universidad de Ámsterdam. Desde 2006 trabajaba como profesor de medicina medicina interna en la Universidad de Ámsterdam, mientras dirigía el Instituto de Ámsterdam para la Salud Global y el Desarrollo, y todo esto en paralelo con su carrera de investigación.

En 2001, creó la Fundación PharmAccess, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo era mejorar el acceso a los tratamientos de VIH en los países pobres. Muy comprometido con la causa, ha destinado más de 30 años de su vida a la investigación en el campo del sida. Su aportación fue clave en el desarrollo de terapias combinadas asequibles para el virus del sida y de medicación para prevenir la transmisión vertical (de madres a bebés).

David Cooper, profesor en el Instituto Kirby de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), ha recordado "el absoluto compromiso" de Lange con la lucha contra el sida, especialmente en Asia y África. "Nunca aceptaba que algo era imposible", ha dicho en un comunicado, según Reuters, en el que ha alabado la visión "única" del investigador fallecido.

Ha sido miembro de varias sociedades, incluyendo la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, la Sociedad Americana de Microbiología y la Sociedad Internacional de Sida, organizadora de la XX Conferencia Internacional del Sida.

Esta última organización ha expresado sus condolencias por el fallecimiento de Lange y sus compañeros en un comunicado a través de su web, en el que señala que colaborarán en lo necesario con las autoridades para aclarar la forma trágica de esta pérdida. "En reconocimiento a la dedicación de nuestros colegas en la lucha contra el VIH/Sida, la conferencia continuará adelante como estaba previsto e incluirá oportunidades para reflexionar y recordar a aquellos que hemos perdido". Se compromete, además, a seguir proporcionando actualizaciones a medida que la información esté disponible.

Uno de los responsables de la Sociedad Internacional de Sida, Shris Beyrer, ha lamentado la "tragedia" del avión y, especialmente, el fallecimiento de un "gigante" como Lange, según señala Reuters.

viernes, julio 18, 2014

Varios pasajeros evitaron la catástrofe del vuelo MH17 por ahorrar o viajar en familia

Varios pasajeros, que no embarcaron en el vuelo MH17 porque llegaron tarde, por ahorrar o por viajar en familia, observan atónitos las noticias sobre la muerte de los 298 pasajeros, al menos 154 holandeses, del avión que se estrelló en Ucrania.

Cuando Barry Sim se dio cuenta de que no viajaba en el mismo avión que su mujer Nur Azani y su bebé de tres meses, se quejó a su agencia de viajes.

"Siempre intento viajar con Malaysia Airlines así que pedí a mi agente que metiera a mi familia en el mismo vuelo que yo", explicó Sim, citado por el diario Algemeen Dagblad.

"No queríamos viajar separados", añadió. Sim aseguró que se sentía "aliviado" y "bendecido", y mandó sus condolencias a las familias de las numerosas víctimas.

Maarten de Jonge, de 29 años, un ciclista profesional que corre en un equipo malasio, también escapó a la catástrofe.

"En el último momento elegí un vuelo que salía el domingo porque era 300 euros más barato. Solo quedaba una plaza y la reservé de inmediato", asegura en varios medios holandeses. "Intentar ahorrar me ha salvado la vida", dice.

Otra familia, que debía volver a Australia a través de Kuala Lumpur para un entierro, llegó demasiado tarde al aeropuerto para poder comprar billetes para el vuelo MH17.

"Es un poco surrealista", aseguraron en la televisión AT5, con una niña rubia de rizos en brazos: "Todavía no me lo creo".

El día que la Unión Soviética derribó un avión de pasajeros

La tensión de la Guerra Fría a principios de los ochenta se disparó hasta un punto crítico por el trágico incidente de la madrugada del 1 de septiembre de 1983. Un caza ruso cumplió la orden de derribar un avión comercial que, por error, sobrevolaba peligrosamente territorio de la Unión Soviética, directo hacia su flota de submarinos nucleares. Murieron los 240 pasajeros y los 29 tripulantes a bordo del vuelo 007 de la compañía Korean Airlines con destino a Seúl

La conmoción mundial se agitó aún más por la opacidad de la URSS. Moscú no reconoció haberlo abatido hasta una semana después. Justificó que era un avión espía oculto, no comercial. Tardó en reconocer la culpa, lamentó las muertes, pero no se disculpó. No entregó la caja negra para esclarecer las causas hasta una década después, tras la caída del imperio soviético. No quedó rastro de pasajeros ni de equipajes.
Avión espía
Todas los trágicas casualidades confluyeron para que la tensión acumulada de la Guerra Fría detonara los misiles que acabaron con 269 civiles. El avión de pasajeros partió desde el aeropuerto JFK de Nueva York con destino a Seúl con una parada en Anchorage (Alaska) para repostar. Nada más despegar de Alaska, la nave se desvió de su camino. El estudio posterior de la caja negra determinó que el piloto creyó haber fijado la ruta correcta con el automático, sin embargo, mantuvo por error un rumbo fijo directo hacia Siberia

Los radares rusos captaron la intromisión por la península de Kamchatka. Mandó unos cazas a reconocerlo y disuadirlo, aunque no llegaron a tiempo y el Boeing 747 siguió su rumbo ajeno a cualquier violación territorial. Los rusos no lo dejarían escapar en su segunda invasión, esta vez sobre la isla de Sajalín, al norte de Japón. Menos aún cuando el avión iba directo a la flota rusa en el Pacífico, enVladivostok, con sus submarinos nucleares

La casualidad hizo que un avión espía de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos rastreara ese mismo día la misa zona. El Boeing RC-135 entraba y salía de territorio soviético en maniobras habituales para probar la capacidad de los radares rusos. Su señal se confundió con el del comercial Boeing 747. Los rusos estaban tras la pista de un avión espía que confundieron con la nave surcoreana cargada de almas inocentes.
Avisos insuficientes
El caza soviético realizó al vuelo 007 maniobras de advertencia propias para naves militares, no tan evidentes ni pacientes como las dirigidas a aviones comerciales. Lanzó ráfagas de aviso, pero no eran trazadoras, y por tanto eran invisibles en la noche. La oscuridad también impidió al piloto ruso discernir si era un «jumbo» comercial o uno similar espía. Cuando trató de acercarse a la nave surcoreana, el piloto de Korean Airlines, ajeno a la disuasión, elevó el vuelo inconsciente del peligro. El puesto de mando de Defensa soviético lo entendió como una maniobra de disuasión y la orden fue clara: "Destruir el objetivo"

El avión no explotó tras recibir el impacto de dos misiles aire-aire, ni cayó en picado de inmediato. El piloto surcoreano pudo mantener el vuelo durante cinco minutos, con los motores a salvo; pero la cabina despresurizada y el sistema hidráulico roto hicieron que tardara poco en precipitarse en una espiral dramática hasta impactar brutalmente en el mar a 30 millas de la isla de Sajalín. No hubos supervivientes.
Tensión de la Guerra Fría
Embarcaciones rusas acudieron enseguida a recuperar las pruebas, obsesionados por mantener todos sus secretos a salvo en un momento crítico de tensión de la Guerra Fría. Equipos de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos también trataron, sin éxito, de recoger información. El entonces presidente de EE.UU., Ronald Reagan, abrió el GPS, entonces solo de uso militar, a la aviación civil. Nuevos episodios de tensión aérea similar se lograron contener por la precaución añadida en las defensas rusas tras la fatal experiencia. El paranoico miedo a un ataque no volvió a terminar en tragedia cuando, en 1985, un avión de Japan Airlines se adentró por error en Siberia

Como todo episodio de la Guerra Fría, las teorías de la conspiración no se hicieron esperar. ¿El impacto borró todo rastro de los pasajeros o los rusos recogieron todos los cuerpos y las pertenencias para no dejar pruebas? ¿Washington sabía que un avión occidental cruzó la línea roja, no hizo nada por evitarlo y así tensionar la Guerra Fría? ¿Ronald Reagan amplificó el incidente con su retórica para justificar su Guerra de las Galaxias, alimentar el rechazo internacional a la Unión Soviética y acelerar su caída?