domingo, octubre 10, 2010

La caída del héroe Rafael Pabón

El 12 de agosto de 1934 el aviador y héroe nacional Rafael Pabón Cuevas cayó en Campo Florida en pleno Chaco Boreal. Hijo de don Luciano Pabón Rocabado y doña Carmen Cuevas, ambos de Irupana, capital de la segunda sección de la provincia Sud Yungas del departamento de La Paz, Rafael estudió en EEUU, graduándose como Tte. del Ejército Americano. Intrépido, voluntarioso e instructor de pilotos, en plena campaña escribía: “Existen sacrificios humanos, y entre ellos hay uno cruel para los seres que se aman: el de morir... morir feliz sacrificando hasta su sangre por la Patria”.

Pabón no fue derribado

Revisemos la historia para una rectificación. La Tcnl. de Aviación doña Amalia Villa de la Tapia relata así la muerte de Rafael:

“El retorno triunfal y la gloriosa inmolación de Pabón y Calvo.- El 12 de agosto llega de Florida a Madrejón un telefonema que informa sobre la bomba dejada caer por un avión paraguayo, hiriendo al mecánico de la estación de radio. Es de madrugada y Pabón aún no ha desayunado. Sin embargo, llama presuroso a su acompañante Calvo, y ambos irrumpen en raudo vuelo con dirección al horizonte, por donde el sol comienza a elevarse, y allí está una de las máquinas enemigas que venían de Camacho con la misión de observar las actividades bolivianas en esa zona”.

La autora prosigue en las páginas 288 y 289 de la obra “Alas de Bolivia”, tomo II: “Ni el piloto ni su acompañante, que sobrevolaron la zona por más de una hora, habían podido notar indicios sobre la existencia de caminos bolivianos que se dirigieran a Pitiantuta, como se informó al Comando en Jefe paraguayo. La calma total en el sector hizo que decidieran regresar a su base y se hallaban volando a una altura aproximada de 1.500 m...

Y así venía la máquina, surcando tranquila el cielo chaqueño, cuando de repente el piloto vio una sombra fugaz deslizarse sobre la cabina de su avión. Notar esto y mirar atrás fue una misma cosa. Los aparatos adversarios se cruzan sobre los cielos de Florida y sus pilotos se aprestan a maniobrar conforme la táctica tradicional de las fuerzas contendoras: Pabón corta la retirada del enemigo y obliga al combate aéreo sobre las líneas bolivianas. El aviador enemigo, aún inexperto en las lides bélicas, se limita a ver la manera de huir con prontitud y, al igual que sus compañeros de arma, vuela a ras de frondosa arboleda. Como todo piloto principiante, incurre en el error de no arrojar siquiera el lastre de sus bombas para liberar a su aparato del peso embarazador. Su vuelo bajo limita las maniobras de su rival sólo a la parte alta, hacia donde la ametralladora de su acompañante dispara sin cesar, mientras pugna por llegar sobre las líneas amigas.

Está perfectamente comprobado que ese no fue un combate espectacular no fue una refriega brillante, el avión paraguayo intenta huir, no responde con maniobras al potente enemigo. Se juega simplemente la vida, disparando intermitentemente..., dice el escritor Nicolás Fernández Naranjo, lo que confirma el autor paraguayo Leandro Aponte: El avión boliviano, gracias a su mayor velocidad y maniobrabilidad, alcanza a hacer mil piruetas en torno al Potez, avión bastante más pesado... guiado con tranquila serenidad por Peralta mantenía su dirección en línea de vuelo con imperturbable firmeza para facilitar la mayor seguridad posible a la puntería del observador. Esa era la única alternativa de la defensa...

El piloto paraguayo sospecha o sabe que su contendor es Pabón. Mayor razón para su preocupación su anhelo de seguir directamente hacia el campo amigo, donde además se le prestará la protección antiaérea paraguaya. Mientras Pabón acosa al adversario con arriesgados juegos acrobáticos, que son de su domino y placer, Calvo acciona su arma intercambiando el fuego mortífero con la máquina enemiga, que desaparece pronto en el amplio horizonte de los bosques. Los soldados bolivianos que presenciaron el combate ven que esta máquina ha ido a caer incendiándose al explotar sus propias bombas... El avión boliviano, que vuelve una vez más victorioso y poniendo en fuga a otro avión enemigo, se precipita de súbito en lo más intrincado del bosque. En su desesperación Calvo atina a saltar fuera del avión con su metralla en la mano; Pabón intenta lo propio y, al no responder su paracaídas, da el salto final faltando pocos metros al suelo.

El impacto del avión fue fulminante, destrozándose entre los arbustos espinosos, pero sin incendiarse. Sin duda Pabón pudo cortar a tiempo los conductos de los gases. Calvo yace inerte a cien metros de los restos del aparato. Pabón gravemente herido en su caída, al saltar, logra alcanzar la sombra de un arbusto, más próximo y agoniza apoyado en él. Sin esperar ayuda humana y musitando acaso el nombre de Dios, de su Patria y de los suyos, expira abandonado en su soledad. Nadie sabe entonces de su suerte”.

¡Pabón no fue derribado por la aviación pila!

Restos del avión

En la pág. 291 anota dicha autora: “Por fin el 15 de agosto, el aviador boliviano Juan Antonio Rivera logra ubicar los restos del avión en campo amigo, a 10 Km. del sur de Florida, región completamente boscosa. Según el parte oficial, la patrulla de rescate encuentra un día después el aparato destruido, el cadáver de Pabón y, al día siguiente, el cadáver de Calvo aferrado a su metralla. Ninguno presentaba heridas de bala ni estaban carbonizados tampoco. Hacia el mediodía del 17 de agosto, la dolorosa noticia fue dada a conocer por las radioemisoras. Al anochecer, luego de un oficio religioso en su memoria, en Madrejón, los restos de ambos pilotos llegaron a Villamontes para su traslado al corazón de la Patria”.

“La fantasía en las tardías

versiones del adversario

Recién el enemigo comienza a tejer leyendas inverosímiles, propias de su fantasía tropical. Según un despacho de Asunción, fechado el 21 de agosto, el aviador Peralta ha dado detalles emocionantes del encuentro aéreo que tuvo con el As boliviano... sin testigos... el avión paraguayo atacó al mismo tiempo que lo hacia su adversario. Ambos enfilaron su proa para chocar, pero pasaron rozando. Peralta tomó altura y encima mismo del avión boliviano hizo un violento pique ametrallando directamente al avión boliviano. Inmediatamente notó que el avión enemigo entraba en tirabuzón, comenzando a incendiarse...”.

La Tcnl. Amalia Villa de la Tapia continúa en la pág. 292: “... Según esta fábula paraguaya, digna de los dioses del Olimpo, la batalla tuvo lugar ‘sin testigos’ sobre las tropas atrincheradas del sector Florida; un avión pesado de bombardeo ‘atacó’ a un caza veloz y logró tomar altura sobre el caza para ametrallarlo directamente tras un ‘violento pique’, dando así la impresión de mayor lentitud del avión de caza, que no disparó siquiera en su defensa, antes bien, cayó inmediatamente en tirabuzón, incendiándose (!). Qué fácil fue para los paraguayos abatir de esa manera al reconocido y temido As de nuestra aviación. Y para dar mayor colorido a la fantasmagórica hazaña, que los niños gustan de escuchar, dan referencias de aciertos técnicos: Uno de los proyectiles paraguayos había tomado la dirección del eje óptico de colimador (aparato de puntería) del piloto boliviano, yendo a herirlo naturalmente de muerte en plena frente...”.

Y la escritora arrima la lógica a las pruebas: “¿Cómo pudieron informarse los pilotos paraguayos que huían de Pabón, que uno de sus proyectiles tocó precisamente ‘el eje óptico’ de un ‘aparato de puntería’ enemigo que, por otra parte, no podía estar en ‘poder del piloto’ a cargo del mando, sino del metrallista? ¿Cómo soldados enemigos, que nunca recogieron los restos de Pabón, ni los médicos paraguayos, que no realizaron su autopsia legal, pudieron informar que una bala ‘hirió naturalmente de muerte’ en la frente de Pabón, y no en la del metrallista que dirigía su puntería? Pero el pueblo paraguayo, en su euforia, de alegría al saber la muerte de Pabón, y algún escritor de aquel país tenido por serio, aceptaron y transmitieron sin reparos las ininteligibles palabras del cuento guaraní”.

“Sobre la presencia de otro

avión paraguayo en Florida

Las informaciones del frente de operaciones, los comunicados oficiales, así como las publicaciones de prensa de aquellos días, aseguran insistentemente la presencia de otro avión paraguayo, además del que terminó con una explosión e incendio en los bosques aledaños después de su derribo por Pabón”. Doña Amalia coloca por primera vez una palabra: “al parecer” con una deducción normal, a falta de una información veraz por la época, tiempo y espacio en una guerra en la que se ocultaba muchas verdades y derrotas por el enemigo ocasional como en el caso de la contienda del Chaco.

Leamos en la página 294: “Al parecer fue ese segundo avión, del que nada se dice, el que era conducido por Peralta y su acompañante Etcheverri. Si acaso éstos no huyeron oportunamente del compromiso bélico, fueron meros expectantes, al igual que los soldados bolivianos del frente de Florida, de la caída del abatido primer aparato paraguayo, seguido después del victorioso Pabón y de Calvo. Si se admitiera la admirable e inverosímil noticia de que Peralta afrontó a Pabón, querría decir que éste trabó combate con más de un avión enemigo”.

En este aparte, la distinguida historiadora acota: “El investigador norteamericano Cap. Zook, en su obra que vinimos citando, afirma que ‘Ordenóse que las pequeñas fuerzas paraguayas de Pitiantuta y Bahía Negra convergieran a Madrejón para marchar sobre Ingavi desde el Sudeste, apoyados por el grupo aéreo’. Es difícil admitir que Estigarribia hubiese preparado una ofensiva, sin seguridad de vencer, con una unidad aérea, a cargo de un novicio, sabiendo la presencia en la base de Madrejón del muy temido Pabón. El servicio de inteligencia paraguaya ya comunicó esa presencia con base en publicaciones de los periódicos de Santa Cruz. La Razón de La Paz, de acuerdo con informaciones de su corresponsal, dice en sus titulares del día miércoles 22 de agosto: ‘El avión derribado por el as de la guerra llevaba bombas que estallaron, habiéndose carbonizado los pilotos enemigos y que, antes de morir, el aviador Pabón puso en fuga un avión enemigo’, continuando en detalle ‘En la mañana del 12 apareció en las cercanías de Florida una máquina enemiga que conjuntamente con otra efectuaron desde días atrás incursiones sobre nuestras líneas...’”.

Efectuamos un trabajo meticuloso para establecer que:

1.- El Tcnl. Rafael Pabón Cuevas no fue abatido, cayó por razones desconocidas que, por los tiempos y días de guerra, no se las investigó adecuadamente.

2.- Existe una serie de versiones, entre ellas las del propio héroe en una carta a su esposa Bethzabé Elío Alborta, sobre sus temores, publicada por El Deber de Santa Cruz de la Sierra el año 2006. Nos limitamos a copiar el análisis histórico de la Tcnl. Villa de la Tapia, cuya obra fue publicada para el Sesquicentenario de la República, con un prólogo del Mariscal aviador Bernardino Bilbao Rioja, firmado en La Paz, el 11 de julio de l973. La carta de Rafael es enigmática, escrita por un varón que vivía siempre en peligro de muerte, cuestionándose sobre el cumplimiento de su deber con la Patria.

Puerto Suárez - Santa Cruz, Bolivia.

10 comentarios:

  1. El Mayor Avalos Sanchez y su piloto Trifon Benitez Vera cayeron como valientes. Sus muertes fueron vengadas por la Aviacion Paraguaya, como corresponde, y el lugar donde ambos cayeron fue despejado de bolivianos, es actualmente territorio paraguayo,y lo sera por siempre.

    ResponderEliminar
  2. El Mayor Avalos Sanchez y su piloto Trifon Benitez Vera cayeron como valientes. Sus muertes fueron vengadas por la Aviacion Paraguaya, como corresponde, y el lugar donde ambos cayeron fue despejado de bolivianos, es actualmente territorio paraguayo,y lo sera por siempre.

    ResponderEliminar
  3. El Mayor Avalos Sanchez y su piloto Trifon Benitez Vera cayeron como valientes. Sus muertes fueron vengadas por la Aviacion Paraguaya, como corresponde, y el lugar donde ambos cayeron fue despejado de bolivianos, es actualmente territorio paraguayo,y lo sera por siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paraguay quería el petróleo de Bolivia pues estigarribia sabia que había mucho petróleo en el.chaco pero jamás pudieron pasar Villamontes que se defendió muy bien y grasias a ese heroísmo Paraguay se quedo con mucha arena y Bolivia con el tan ansiado petróleo solo en esta guerra se perdió vidas humanas y nada más

      Eliminar
    2. Paraguay quería el petróleo de Bolivia pues estigarribia sabia que había mucho petróleo en el.chaco pero jamás pudieron pasar Villamontes que se defendió muy bien y grasias a ese heroísmo Paraguay se quedo con mucha arena y Bolivia con el tan ansiado petróleo solo en esta guerra se perdió vidas humanas y nada más

      Eliminar
    3. Bolivia queria salida al mar por el rio Paraguay, vinieron hasta nanawa para luego ser repuntados a sus casas nuevamente, Paraguay ya llegaba hasta el rio Parapiti y si no intervenian las organizaciones internacionales te descuidas y Bolia no iba a existir, seria todo territorio Paraguayo.

      Eliminar
  4. Lo mas seguro es que sufrio daños, los aviones de esa epoca no son tan seguros, lo de los otros pilotos es cuento de ballenas de 3 metros que luego se ven de 100 para levantar fervor lo usual de la guerra, la noticia de la muerte de Pabon se transmitia por onda larga captaron los medios paraguayos que eran escasos en Sudamerica y lo transmitieron al resto en su version, cuando en realidad se escaparon por temor a Pabon. En cuanto a la guerra bueno Argentina definio todo ni Bolivia ni Paraguay estuvieron informados, se manejo el interes de la Standard Oil, porque esta estaba destinada a ser ex`pulsada de Bolivia desde Siles, y Argentina estaba interesado porque habia teritorios en cuestion, al igual que el tratado de 1904 con el de 1938 salio de igual de beneficiado

    ResponderEliminar
  5. http://www.abc.com.py/nacionales/hallan-restos-de-avion-de-la-guerra-del-chaco-1712105.html

    ResponderEliminar
  6. Si claro. Cayó solito por causas desconocidas. Como quieran verlo cayó abatido. Por la firme mirada del piloto paraguayo "cobarde" que hipnotizo al "valiente Pavón". Jajaja. Hablando de cuentos...

    ResponderEliminar